JUSTIFICACIÓN DE INVERSIONES

Trance difícil: Nos llama  Servicio para justificar inversión.
Uno de los temores de todo contribuyente es encontrarse con la desagradable sorpresa de que el Servicio de Impuestos Internos lo llame para justificar una inversión. La pregunta típica es así:  “Señor, de dónde sacó la plata para comprar, (por ejemplo)  esta propiedad. Sus ingresos declarados no alcanzan para hacer esta inversión, por favor justifíquela.”. Ahí comienza un proceso de fiscalización relativamente complejo que puede terminar sin ningún problema, pero, también es posible que termine con un cobro importante de impuestos. Trataremos de explicar este tema en forma simple y breve. 

Facultad del Servicio para presumir ingresos.
Una presunción es un hecho que se deduce de ciertas circunstancias conocidas. En este caso la circunstancia conocida es la inversión que “aparece” en el patrimonio del contribuyente. El Servicio tiene actualmente mucha información sobre inversiones. La inversión puede ser un bien raíz,  acciones, dólares, gastos de vida y otros. Que hace el SII.:  Compara el monto de la inversión con los ingresos declarados por el contribuyente. O sea, con ingresos que pagaron todos sus impuestos. Si estos ingresos son suficientes para financiar la inversión no hay problemas. Pero, si los ingresos no son suficientes, si la inversión es excesiva en relación a los ingresos, el SII tiene la facultad de PRESUMIR que la inversión se financió con IGRESOS NO DECLARADOS, es decir, con ingresos que no pagaron impuestos. Y el Servicio va tras ellos. Así de simple.    

Como se defiende el contribuyente.
Hay que decir que el hecho que los ingresos declarados no alcancen para financiar la inversión,  no significa necesariamente que ésta se haya financiado  con ingresos que no pagaron impuestos. Hay muchos casos en que la inversión se puede haber financiado en FORMA LICITA. Solo algunos ejemplos.

  • Que el financiamiento provenga de la venta de un bien que estaba en el patrimonio del contribuyente: una casa, un automóvil, unas acciones, dólares, etc.
  • Que el financiamiento provenga de ahorros del contribuyente.
  • Que provenga de préstamos obtenidos.
  • Que provenga de premios de Lotería, etc., etc.   

Por lo tanto, el contribuyente tiene todo el derecho a defenderse y lo hará PROBANDO que su inversión tiene un origen lícito. No bastan simples afirmaciones.    

Que pasa si no se logra justificar la inversión
Si la inversión no se logra justificar, el Servicio PRESUME que ésta se financió con ingresos que no pagaron impuestos, por lo tanto, procede a cobrarlos. Mediante una liquidación, el Servicio  SUMA  a los ingresos declarados en el año,  el monto de la inversión no justificada y realza un nuevo cálculo. Lógicamente,  como sube la base imponible (el monto sobre el cual se calcula el impuesto), los impuestos suben. A ello se deben agregar multas e intereses.  Por eso los montos resultantes pueden ser muy elevados. 

Ejemplo de liquidación.
 Un ejemplo simple que afecta al Impuesto Global Complementario: Suponga que la inversión es de $ 40.000.000.- y que Ud. declaró en el año $ 30.000.000.-  El Servicio aumenta la base imponible del Impuesto en el monto de la Inversión y le calcula de nuevo el Impuesto sobre un monto de $ 70.000.000.-  El resultado (montos aproximados),  en este caso es el siguiente:

Cálculo de Impuesto Inicial:                                              $ 3.200.000.-
Cálculo de Impuesto después de agregar la Inversión    $ 17.400.000.-
Diferencia a Pagar (sin multas e intereses)                      $ 14.200.000.-

Como se aprecia, es un tema para preocuparse. Incluso el costo puede ser mayor, porque hay casos en que el Ingreso presumido queda afecto, además,  a IVA y a Impuesto de Primera Categoría.

Que debe probar el contribuyente
El Servicio exige que se prueben  DOS cosas: En primer término, cual es el ORIGEN de los fondos. Y luego, si tales fondos estuvieron DISPONIBES para hacer la inversión en la fecha correspondiente. Un ejemplo sencillo:  Usted dice que los fondos invertidos  provienen de la venta de una casa  que hizo el año 2.004:
Prueba del ORIGEN:  En este caso para probar el origen de los fondos puede acompañar la escritura de compraventa del inmueble que señala el valor recibido por la venta.
Prueba de la DISPONIBILIDAD: Pero, además, usted debe probar que mantuvo en su patrimonio el dinero proveniente de la venta del inmueble. Como lo hace?. Una forma podría ser demostrando que con el dinero recibido de la venta de la casa se tomó un depósito a plazo y que éste se hizo efectivo antes de hacer la inversión que le están llamando a justificar.  
Nota: Si entre la fecha de Origen de los fondos y la fecha de realización de la inversión ha transcurrido menos de un año NO es necesario probar la disponibilidad. 

De qué medios de prueba se puede valer el contribuyente.
En realidad se pueden hacer valer todos los medios de prueba. Como por ejemplo: Instrumentos Públicos (escrituras públicas, sentencias judiciales, etc). Instrumentos Privados (Facturas, contratos, boletas de venta, libros de contabilidad, etc). Testigos; Presunciones. El Servicio tiene la obligación de recibirlos y apreciarlos. Esto no quiere decir que les deba dar fe a todos ellos. Es más, el Servicio mediante circulares ha reglamentado ciertos  requisitos que deben tener algunos medios de prueba para ser aceptados.  

Etapas del proceso de fiscalización
Brevemente, las etapas son las siguientes:

  • Notificación: Advertido el Servicio de que no hay correspondencia entre ingresos declarados e inversiones, notifica al contribuyente para concurra a justificar. Se conversa con el Fiscalizador mostrándole los antecedentes.
  • Citación: Si el Servicio no queda conforme con lo señalado por el contribuyente, procede a citarlo para que dentro de un plazo de 60 días dé una respuesta por escrito de  su caso.
  • Liquidación: Si el Servicio no queda conforme con lo expresado en la citación precede a Liquidar los impuestos que correspondan. Es decir, determina el monto de los impuestos adeudados.
  • Juicio Tributario: La liquidación es una especie de demanda de la cual el contribuyente se debe defender mediante una reclamación tributaria. Este procedimiento es un Juicio Tributario de Primera Instancia que se sigue ante el Director Regional del Servicio quien  actúa como Juez Tributario.
  • Apelación: Si el contribuyente no estuviere de acuerdo con el fallo emitido, puede apelar ante la Corte de Apelaciones correspondiente. 

Lo más importante: Antes de hacer una Inversión es útil conversar con su asesor tributario. Aquí no juegan las reglas de sentido común.

 

Catedral 1233 Of. 407, Santiago. Fonos: 6884647 - 6884648 - 6716533 correo:carloscid@cidmarti.cl
Programas de Contabilidad Hosting Diseño Web